Noticias del mundo del Automovil

 

Mostrando noticias de 11 a 15 de 44

La importancia de los pigmentos y las capas en el repintado de los vehículos

Publicado el 10 de mayo 2017
 
Cada vez más, la estética de los vehículos influye de manera decisiva en la decisión de compra de los usuarios. Las marcas lo saben, por eso los fabricantes con los que trabajan trabajan cada día más en ofrecer soluciones que resulten lo más atractivas posibles. De ese afán nació el sistema de pintado tricapa.

“El pigmento es el que transfiere el color a la pintura, mientras que el brillo lo aporta la resina, que es también aglutinante de la pintura. Así, el nombre genérico de la pintura es el de su tipo de resina: acrílica, sintética, acuosa, etc. O, más popularmente, por su tipo de pigmento: sólido, metálico, perlado…

Pigmentos colorantes o sólidos: son sustancias orgánicas e inorgánicas, con gran poder cubriente, que facilitan una alta opacidad al propio color. Con ellos se pueden obtener prácticamente todos los colores: primarios (rojos, azules y amarillos), secundarios, así como blanco y negro.

Pigmentos metalizados: son partículas de aluminio que transfieren a la pintura el aspecto de metal y le proporcionan un alto grado de opacidad. El efecto metalizado se consigue dependiendo de su granulometría (fino, medio o grueso), de su forma (irregular o lenticular). La mayoría son plateados, pero también los hay en tonos dorados.

Pigmentos perlados: conocidos también como nacarados, se elaboran a partir de la mica, recubierta con un óxido metálico. El espesor de este recubrimiento es el que le confiere el tono del reflejo perlado, que puede ser azulado, verdoso, rojizo, etc.

Pigmentos especiales: se trata de partículas muy características que se utilizan en determinados colores. Estos son del tipo Xirallic.

El sistema de pintado de un automóvil se clasifica por el número de capas de pintura de acabado (color y barniz). Por eso, esta clasificación se denomina sistemas de acabado. Los más utilizados son monocapa, bicapa y tricapa y, en función de éstos, cambia el proceso de pintado.

Monocapa: su propio nombre indica que el acabado se realiza en una sola capa; en ella se incluyen todas estas características: color, brillo, resistencia dureza, protección ultravioleta…

En el automóvil, actualmente para esta pintura se utilizan resinas acrílicas y pigmentos sólidos o colorantes.

Una variante del monocapa es el acabado texturado o rugoso. La capa de pintura contiene resina, color y unas diminutas partículas de poliéster, que le dan la rugosidad.

Bicapa: es el sistema de acabado más utilizado actualmente. Se aplica una primera capa de color –ésta da el nombre al tipo de bicapa– y una segunda de barniz, que proporciona al color brillo, resistencia y protección.

La resina del color bicapa actual es acuosa. En ella van ligados los pigmentos que forman el color y que, según la mezcla y proporciones, obtienen unos colores y efectos distintos. Según el efecto, reciben el nombre de color bicapa:

-Sólido: los pigmentos son únicamente colorantes o sólidos. El acabado no presenta ningún efecto, sólo color (blanco, rojo, negro, azul…).

-Metalizado: por lo general, este acabado combina pigmentos metálicos y sólidos (estos últimos en proporciones muy pequeñas), para dar un tono al color y no enmascarar el efecto metal.

Perlado: es el que más tipos de pigmentos puede incorporar. Es muy habitual que un color bicapa perlado reúna pigmentos perlados, sólidos y metalizados, y algunos colores también pigmentos especiales, tipo “Xirallic”.

Tricapa: este sistema de acabado lo forman dos capas de color –una de fondo y otra de efecto–. La de efecto permite que parte de la luz traspase y refleje la capa de fondo, proporcionando una mezcla de efectos de profundidad y reflejos imposibles de reproducir con un sistema bicapa. Finaliza con el barniz”.

 

Cómo es el funcionamiento de un vehículo híbrido

Publicado el 9 de mayo 2017
 
Este tipo de automóviles utilizan una simbiosis tecnológica entre un motor de gasolina y uno eléctrico.

Este año se cumplen 20 años de la primera vez que el Toyota Prius vio la luz en el mercado del automovilismo. Su andadura se inició en el mercado japonés hace dos décadas y tres años más tarde se expandió por el resto del mundo.

Desde entonces, hemos asistido a una evolución en la que, poco a poco, distintos fabricantes han ido adoptando esta tecnología, teniendo en cuenta las restricciones medioambientales que se van imponiendo en la sociedad.

Este vídeo muestra las distintas tipologías de hibridación, en las que se produce una simbiosis tecnológica entre un motor de gasolina y uno eléctrico, para obtener mayor rendimiento y menor consumo.

https://www.youtube.com/watch?v=UounsbYM7e4

 

Cuáles son los vehículos más vulnerables al ‘hackeo’

Publicado el 4 de mayo 2017
 
Ranger Rover Evoque, Jeep Cherokee, Ford Mondeo o el Toyota Prius son algunos de los modelos más expuestos a los ciberataques.

La tecnología de los coches conectados avanza a gran velocidad y, con ello, los peligros a los que los usuarios se enfrentan con este tipo de vehículos que, pese a sus ventajas, también se exponen, como cualquier otro ordenador, al hackeo de los piratas informáticos.

Así, la seguridad ante los ataques cibernéticos se convierte en un elemento importante que no hay que perder de vista, ya que algunos hackers acceden a información personal de los usuarios o llegan a controlar funciones como el acelerador o los frenos desde sus ordenadores.

Por este motivo, la empresa IOActive, experta en ciberseguridad, ha elaborado un listado que publica Cosas de coches en el que se detalla cuáles son las marcas de automóviles más vulnerables a este tipo de ataques.

En primer lugar, señala el Land Rover Ranger Rover Evoque del que subraya la vulnerabilidad de su sistema multimedia ‘InControl’, el acceso bluetooth, el dispositivo de acceso sin llave y la propia conexión WiFi.

A esta lista también se suma el Jeep Cherokee, aunque el Grupo Fiat Chrysler Automobiles tomó medidas tras varios ataques, hay elementos como el motor, el bloque de dirección y el sistema de frenos que siguen estando expuestos.

El Chrysler 300 con su sistema de información y entretenimiento ‘Uconnect’ y el BMW X3 con su sistema multimedia ‘BMW Connected Drive’ también se encuentran en este grupo.

Asimismo, el Ford Mondeo ya tuvo serios problemas de seguridad en el sistema ‘SYNC 2’, algo que parece que ya se ha solucionado con la actualización ‘SYNC 3’.

El Toyota Prius 2010 y 2014 también engrosa el mencionado estudio de vulnerabilidad. En este caso, sus puntos débiles son la conexión bluetooth, el sistema ‘Safety Connect’ y la vinculación de los teléfonos móviles con el coche.

Por último, la compañía de ciberseguridad recuerda que el Infiniti Q50 y el Cadillac Escalade 2015 también poseen problemas para mantener a salvo los sistemas multimedia y de entretenimiento, pudiéndose ver comprometidos, además, los sistemas de control del coche.

 

Audi llama a revisión por riesgo de incendio

Publicado el 4 de mayo 2017
 
Los modelos A4, A4 Avant, A5, A5 Cabrio, Q5, A6, y A6 Avant fabricados entre los años 2011 y 2016 serían los vehículos afectados.

Audi acaba de llamar a revisión a varios de sus modelos por diversos defectos en su fabricación, que podrían conllevar riesgos para la seguridad de sus ocupantes y terceras personas.

Los modelos A4, A4 Avant, A5, A5 Cabrio, Q5, A6, y A6 Avant, fabricados entre los años 2011 y 2016, podrían tener impurezas en el sistema de refrigeración que conllevarían el bloqueo de la bomba adicional para líquido refrigerante. Por este motivo, la bomba se podría sobrecalentar y provocar un incendio localizado.

Por otro lado, el modelo Q5 de los años 2010 a 2017, posee un problema en el sistema del airbag que podría ocasionar lesiones de diversa consideración.

La compañía ha advertido que “con el paso del tiempo puede producirse corrosión en los acumuladores de presión del airbag para la cabeza en el supuesto de que, debido a una anomalía en el sistema de desagüe del techo panorámico, haya podido entrar agua en el habitáculo del vehículo. Esto puede originar un funcionamiento incorrecto del acumulador de presión”.

El fabricante señala que se pondrá en contacto con los propietarios de los modelos afectados para actualizar el software de la unidad de control del motor, que incluye una desconexión de la bomba adicional en caso de sobrecalentamiento, y para comprobar, en el caso de los Q5, los acumuladores de presión y cambiar, en su caso, el airbag para la cabeza.

 

Qué es mejor: un motor diésel o de gasolina

Publicado el 3 de mayo 2017
 
En el filtro de combustible, la correa de distribución y las válvulas de recirculación de gases se encuentran sus principales diferencias.

Las diferencias entre un motor diésel o de gasolina van más allá de los argumentos de rentabilidad (precio de combustible o tiempo que se tarda en amortizar la inversión) que suelen utilizar los usuarios a la hora de escoger un vehículo.

Son importantes, por ejemplo, los aspectos relativos al mantenimiento del coche que van más allá de los cambios de aceite o filtro, hay muchas otras piezas que sufren desgaste a lo largo de la vida útil de un coche.

Así, la revisión del motor es básica en cualquier vehículo y, aunque existen similitudes entre los cambios que se realizan en ambos motores, las principales divergencias se centran en el cambio constante del filtro de combustible en el caso de los diésel, mientras que en los motores de gasolina este es secundario.

En los primeros, la sustitución de este elemento es muy importante dado que los sistemas de inyección directa a alta presión, así como las bombas de inyección, son elementos de altísima precisión mecánica y generan un coste muy elevado de reparación o sustitución.

Para procurar una mayor longevidad y correcto funcionamiento, es necesario verificar en cada cambio de filtro que no llegan impurezas que puedan dañar el sistema y comprobar el estado de las bujías de incandescencia o calentadores, que son los encargados de precalentar el combustible, procurando un correcto arranque del motor.

Por su parte, los motores de gasolina requieren una comprobación periódica del espesor entre los electrodos de las bujías para asegurar un correcto salto de chispa, que deriva en un correcto funcionamiento del motor. Además, es necesario comprobar que no presentan incrustaciones de residuos de aceite o carbonillas, que podrían provocar la sustitución del juego entero.

En cuanto a las correas de distribución, son uno de los elementos que distinguen a ambos tipos de motor. Gracias a las nuevas tecnologías, la vida útil de este elemento en los diésel se ha alargado de forma considerable, pudiendo ser reemplazado, en algunos casos, a los 200.000 km.

Sin embargo, en los motores de gasolina se recomienda sustituir la correa entre los 120.000 y 150.000 km, dependiendo del fabricante.

Finalmente, en los motores diésel es muy importante vigilar las válvulas de recirculación de gases de escape (EGR), que se encargan de redirigir parte de estos gases de vuelta al motor para ser requemados y eliminar, así, una pequeña parte de partículas sólidas.

Estas válvulas terminan por llenarse de carbonilla, teniendo como consecuencia un mal funcionamiento del motor, por lo que hay que cambiarlas cada 100.000 km o menos si es un ciclo urbano. Esto no sucede con los motores de gasolina, ya que no requieren una atención especial sobre los sistemas de anticontaminación.